viernes, 3 de noviembre de 2017

Ada se ha Colau

Ayer una juez de la AN, mandó a la trena a unos cuantos (y cuantas) golpistas (y golpistos)… y nuestra bien amada – aunque por ello no menos inculta – izquierda, empezó a rebuznar en varios idiomas y dialectos.
Los rebuznos y gruñidos (en función del compañero o compañera que los emite) se centran en dos ideas fuerza que – como todo en nuestra creativa izquierda – es una mentira grosera y deliberada.
La primera idea que desean transmitir a la pocilga es que en España, cuando un político o política en ejercicio vulnera el Código Penal, se convierte en “preso político”… por esa misma regla de tres y por un delito que seguramente también van a poder endosarle a los recién encarcelados, el señor Granados es – mire usted por donde – un preso político.
La segunda idea que pretenden difundir es que Mariano Rajoy ha tenido algo que ver en esto… lo cual es – cuando menos – arriesgado de aventurar, pues Mariano “el atrincherado” no sólo no ha hecho nada por meter a esta chusma en la cárcel sino que, hasta donde he podido observar, ha hecho todo lo posible por evitarlo.
Pero sucede que como para ser político de izquierdas y acceder al poder es suficiente con que te huelan a muerto los sobacos, las declaraciones de los líderes (y “líderas”) de la pocilga, van de gruñido a rebuzno y de rebuzno a gruñido.
Exigirle al señor Rajoy que “saque de la cárcel” a los sediciosos y sediciosas, señora Colau (y perdón por lo de señora), es atribuirle al objeto de sus críticas una capacidad de acción que – a todas luces - no tiene.
Sería preciso que alguien explicase a ciertas alcaldesas con sobrepeso como funciona una cosa que se llama “separación de poderes” y que en España (como en todas las democracias) se lleva regular, pero que en las dictaduras “malas” (esas que según mi amigo Aquilino “tienen buena prensa” y que – dicho sea de paso - son precisamente las que les gustan a estos gorilas), no existe.
Que los consellers estén encarcelados hay que agradecérselo al emigrante Puigdemont que, con su gallarda actitud, ha puesto sobre la mesa una figura que se denomina “riesgo de fuga” y, a otra cosa que se denomina “indicios firmes de delito” que es lo que – a pulso – han conseguido elaborar los encerrados.
Y dado que el delito del que hay “firmes indicios” es de muchos años de cárcel, lo suyo es que el Sr. Juez, decrete prisión sin fianza… es lo normal y se viene haciendo así desde hace mucho tiempo.
Nuestros ilustres cebaderos de piojos piensan – no obstante – que lo que han hecho con el Código Penal nuestros destacados “presos políticos”, no es delito… hay quien ha llegado – en trance supongo – a calificarlo de “reflexión política”… expresiones – todas ellas – que rezuman ignorancia y mala leche, que es con mucho, lo único que pueden aportar ciertos sacos de excrementos a nuestra política.
Cualquiera que sepa hacer la “o” con un canuto, puede acceder a estos razonamientos, pero – querido lector – quedaría usted asombrado al constatar cuantas buenas gentes ignoran lo que es un canuto (y cuantas otras piensan que es una cosa que se fuma).
De los periodistas (por llamarlos algo) hablaremos otro día.
sábado, 28 de octubre de 2017

El 152,5

La verdad es que para estas berzas, sobran alforjas.
La primera y mas onerosa pifia es la de hacer elecciones en Diciembre... o la mayoría silenciosa se echa a la calle o tendremos mas de lo mismo. O peor.
La segunda pifia (¡carajo, Mariano, en que estas pensando!) es no desmantelar TV3, Radio3 y los ocho canales de de intoxicación separatista catalanes... aunque creo que en esto, los siempre dispuestos a la traición (lease PSOE) han tenido bastante que ver.
La tercera es que descabezando a los mossos no se hace nada... hay que descabezar hasta el ombligo, es decir, desde General hasta sargento, porque los cargos "electos" de los mossos se han "elegido" en base a su lealtad a los que son leales, no a las leyes.
Ademas, a partir de que - oficialmente - como partido político secundan la mas grave de las traiciones que puede sufrir un país, los partidos políticos involucrados en el golpe de estado, deben tratados como grupos terroristas. Si, sencillamente como grupos terroristas, y aplicárseles las leyes habilitadas al respecto.
Los jefes de la CUP, el bizco, el macarra de los rizos y el pequeño rufiancillo (y sus acompañantes) deben ser destituidos, inhabilitados y pasados por la Audiencia Nacional.
Puigdemont y su gobierno de golpistas tienen que ser encarcelados del tirón...
El ejército debe ocuparse de proteger infraestructuras y, mientras tanto, la Policía Nacional y la Guardia Civil, de la mano de uno o dos jueces con lo que hay que tener, deben empezar a repartir estopa de la buena hasta que las "victimas" sean, de verdad, víctimas.
No se puede dejar títere con cabeza, o tendremos títeres de nuevo dentro de uno o dos años.
Si Pablo Iglesias protesta, que proteste... y si hay que airearles los piojos a porrazos a los perroflautas, se les airean.
Las cosas claras y el chocolate espeso.
Si no te gusta España, te montas en tu silla de ruedas y te vuelves a Argentina.
Y con un poquito de buena voluntad, ponemos esto en orden de una puñetera vez.
Porque está quedando mas que patente que Mariano y sus secuaces no son capaces de defender ni siquiera esta mierda de Constitución que tenemos y que nos ha llevado a este caos.
Esto es una barabaridad, dirá usted, y sólo nos puede conducir a un enfrentamiento civil...
Si, pero ¿Hacia donde se cree usted que estamos caminando?
Si tiene que llorar alguien, si tiene que lamentar alguien sus errores, que sean los delincuentes.
Yo estoy harto de aguantarles insultos, violencia terrorista, violencia callejera y presión social.
Así que Mariano, no apliques el ciento cincuenta y dos y medio, aplica el ciento cincuenta y cinco de una vez, que para eso te pagan.


miércoles, 25 de octubre de 2017

Butifarra Power

Al White Power y al Black Power hay que sumar ahora este extraño fenómeno que se está dando en España: el Butifarra Power.
Esta suerte de supremacismo de barretina - afincado fundamentalmente en Cataluña - comparte con el White Power y el Black Power la deficiencia mental de sus seguidores, el discurso del odio y la incapacidad de convivir (por ende) con los que no piensan (quizá me estoy excediendo en el verbo) como ellos.
Comparte el Butifarra Power con los demás supremacismos la mentira fundacional de que ellos son mejores que los demás. A partir de ahí, los derechos que amparan a los demás, son insuficientes para ellos. Porque son mejores. Son superiores.
Si los derechos les resultan insuficientes, que podemos decir de las obligaciones... de hecho, los butifarrets pueden elegir las leyes que cumplen y las que no. (¡Hasta ahí podíamos llegar!)
Para el Butifarra Power, los que no son como ellos no son catalanes.
La catalanidad no es cosa de nacimiento, es cosa de adhesión a la causa... así, un negro de mozambique, pasa, por razón de sentimiento, a ser un ario puro. Los bautizan como"nous catalans" y a otra cosa, mariposa.
El que lleva quince generaciones en Reus, si no es del Butiffarra Power, pasa a ser negro de nacimiento. Les llaman "botiflers" y - básicamente - no tienen derecho a pan ni a sal.
El mundo del supremacista es sencillo. Es un mundo de ideas simples y enunciados rotundos. No hay cabida a los grises en su paleta de colores.
Si es Español es malo, si es Catalán es bueno.
España nos roba.
España nos oprime.
Tengo un sentimiento.
Cataluña ha sido colonizada por los españoles.
Los españoles viven de mi trabajo.
Son ideas simples para gentes sencillas, frases que se pueden "sentir", que permiten justificar cualquier cosa... que hacen que uno pueda vivir en un mundo estable.
Los del Butifarra Power se unen en su causa común.
Vemos convivir a la derechona mas rancia y detestable (CiU) con la izquierda descerebrada (ERC) y el anarquismo mas disoluto (CUP)... Crean unidades de gobierno que - por razones obvias - no pueden formar gobierno, ya que en ningún aspecto de la política pueden coincidir sus puntos de vista.
El nexo común de todos ellos es la creencia de que se merecen lo que los demás, por ser inferiores, no merecemos.
Me da pena hasta llamarlos nazis... al menos los nazis tenían un contenido político, estos solo tienen la butifarra y un distanciamiento de la realidad que roza lo astronómico.
Por eso, a esta caterva de supremacistas de barretina, hay que señalarlos con el dedo.
Hay que afearles su estupidez.
Hay que hacerles entender que a veces, esas mariposas que aletean en sus estómagos, no son sentimientos, son gases.
Y hay que prohibirles que envenenen a nuestros hijos con su enfermedad mental.
Es urgente y no hay que reparar en medios. Mas vale una vez colorado que ciento amarillo.
Nos jugamos mucho.
Y ya está bien.





viernes, 13 de octubre de 2017

Libertad, igualdad, fraternidad

Llevo varios días hablando de la traición de Mariano.
No manejo información secreta o privilegiada, no conozco a "fuentes próximas a Moncloa", no tengo acceso a documentos clasificados... es sólo un fuerte presentimiento.
Y como todo presentimiento, el mío nace de la observación, de la constatación de que "algo no va bien", de que las piezas del rompecabezas no encajan.
Pedro Sanchez, que lleva toda su existencia política centrado en el objetivo de quitar de en medio a Mariano para ponerse él, empieza a apoyar al PP.
El artífice de que en los ayuntamientos mas granados de la piel de toro estén mandando los antisistema, abandona su mantra de "no es no" y abraza el liberalismo pepero públicamente... no me cuadra.
Sale Pedrito a justificarse ante su electorado y ante su partido y dice que ha llegado a un acuerdo con Mariano... y que el acuerdo es - nada mas y nada menos - que la reforma de la Constitución.
Hay que recordar que este ignorante - que ya ha dado muestras de carecer de escrúpulos políticos en varias ocasiones - persigue vendernos "la federación" como modelo "de acomodo" para los separatistas. Es su "solución", la ocurrencia feliz que le permite presentarse ante su electorado como el progresista ingenioso que pretende ser.
Una federación, que yo sepa, se produce cuando estados soberanos e independientes aúnan esfuerzos, comparten recursos y ceden - en beneficio del conjunto - parte de su soberanía. Cuando un Estado soberano se parte en trozos para que las partes tengan mas soberanía de la que les corresponde, no se está produciendo una federación, se está produciendo una secesión.
La federación se basa en el principio de fraternidad, en el deseo de union de las partes... algo que - es evidente - no se produce en las futuras "partes" de la "federación ibérica".
Y si el solamente guapo ha llegado a un acuerdo, será sobre la matraca federal... ¿no?
Mariano, el silente, el holgazán, el que todo lo deja pudrirse, el que con la mayoría absoluta no quiso abrir el melón de las reformas, el que subió al poder - no lo olvidemos - con la promesa de desfacer los entuertos de Zapatero para luego apoyar las políticas del dinamitero de las cejas picudas, cuando mas débil está, cuando su partido está acorralado por la corrupción, cuando menos apoyos tiene... decide abrir un proceso que - como poco - le hará tener que desayunarse unas enormes ruedas (políticas) de molino.
Muy seguro está Mariano de que va a poder embridar a los catalanes sediciosos... ¿ha pactado algo?, porque yo no tengo muy claro que la hidra separatista esté acorralada. Y me baso en la apreciación de que, hasta la fecha, la iniciativa la ha tenido Puigdemont. ¿Estoy mintiendo?
Claro está que la fuerza y la ley están de la parte de Mariano. Ni que decir tiene que si nos ponemos a repartir leña y a llenar las cárceles, se puede llegar a la completa anulación de los separatistas... al fin y al cabo, tampoco son tantos (al 8 de octubre me remito). Pero de nada sirve tener una estaca si no se posee el coraje para dar los estacazos.
Puigdemont y sus alegres provocadores hace semanas que se instalaron en la ilegalidad. Hace semanas que debieran, al materializar sus amenazas, haber recibido su ración de legalidad constituyente... pero Mariano permanece inmutable.
Bien está que se fíe a la fiscalía parte de este despropósito, pero politicamente, por Real Decreto que es como se hacen estas cosas, Mariano y su caterva de aduladores, deberían haber empezado a "hacer visible" la voluntad inequívoca de mantener España unida.
En vez de eso, el Gobierno de España parece estar plenamente dedicado a repartir narcóticos, a pedirnos actos de fe, al "puedo prometer y prometo" que decía el tahúr del Mississippi (Alfonso Guerra dixit)... porque la "tranquilidad" y la "serenidad" tan necesaria a la hora de afrontar las crisis, sólo puede derivarse de la completa certeza de que - llegado el momento - se posee la "voluntad de vencer", la "capacidad de ejecución" y la "libertad de acción"... en el caso de Mariano, parece que faltan la primera y la última.
Así pues, mi conclusión no puede ser otra que se está fraguando una traición.
¿En que consistirá esa traición?... en darles a los separatistas mas poder y mas autonomía.
Y será para nada, porque lo que quieren los secesionistas es separarse y, en tanto en cuanto les resulte imposible, dar pasos para facilitar la separación.
No quieren reconocimiento. No quieren consideración de Nación. No quieren "acomodo" en España.
No quieren nada de eso Don Mariano.
¿Sabe usted lo que quieren?
Privilegios.
Y nunca han querido otra cosa.
Y del lema revolucionario, a estos "republicanos", les sobran al menos dos palabras: igualdad y fraternidad.
Por eso hay que privarles de la primera.




Acerca de mi mismo

Mi foto
Marmotino
Madrid, Madrid, Spain
"Las opiniones son como las nalgas, todos tenemos un par de ellas" Groucho Marx.
Ver todo mi perfil

Archivo

Santoral